nacionales

Lo “Malo” del “Buen” Fin…

MUCHOS MEXICANOS ESPERAN LA FAMOSA SEMANA MÁS BARATA DEL AÑO PARA COMPRAR ARTÍCULOS DEBIDO A LOS DESCUENTOS Y “PROMOCIONES ESPECIALES DE MESES SIN INTERESES”. CASI NADIE TIENE EL CUIDADO DE ADQUIRIR ALGO QUE REALMENTE SEA UNA NECESIDAD, MÁS BIEN, SE DAN EL LUJO O GUSTO, OLVIDANDO QUE TERMINAN CON UNA CARGA FINANCIERA NO MUY AGRADABLE Y POR MUCHOS MESES.

Monterrey Nuevo León México, domingo 28 de Octubre 2018, 10:26 a. m. (Noralba Hernández T).- Ya empezó el último trimestre del año y con él, aparte del cambio de horario, de la entrada del invierno, llegó la “mejor temporada de ofertas en el año”, que trae también el “black friday”, el cyber monday, las compras decembrinas y el “Buen Fin 2018”, una ya conocida acción masiva de “promociones y descuentos” que se lleva a cabo en nuestro País.

Esta es la octava ocasión que se realiza el Buen Fin en México. Se trata de un Convenio celebrado entre el Consejo Coordinador Empresarial, acuerdo con el cual buscan activar la economía mexicana, tomando como modelo el Blak Friday y el Cyber Monday de Estados Unidos.

El “Buen Fin” involucra a miles de marcas y empresarios. Cada año ha sido mejor que el anterior. En 2017, la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (CANACO) local, informó que se registraron ingresos por 18 mil 733 millones de pesos en la edición 2017. Este 2018, esperan superar las expectativas.

A decir de los empresarios, en 2017 no se llegó a la meta fijada (de 100 millones de pesos) como en años anteriores, aunque participaron 12 mil 210 empresas. Se generaron ventas por 94 mil millones de pesos (4 por ciento más que en la edición 2016).

Las franquicias aumentaron sus ventas hasta 40%. Los hoteles participantes registraron hasta un 90% de ocupación.

Definitivamente el Buen Fin representa un legítimo y cada vez más formal recurso para estimular el consumo (no necesariamente responsable) en México y al sector de ventas al menudeo. Es un momento útil para darnos acceso por breve tiempo a artículos que no se pueden adquirir todos los días ni en la forma como se pueden pagar.

Es de reconocer que la fecha del “Buen Fin” es estratégica, se trata de la tercera semana de noviembre, fecha en que la mayoría de las tarjetas de crédito en el país hicieron corte de mes, lo que implica que nuestras compras serían reflejadas para su pago hasta el mes de diciembre, fecha en que normalmente recibimos el esperado “aguinaldo”.

Uno de los problemas que representan lo malo del “Buen Fin”, está claramente establecido en su misión, su propósito de mejorar la calidad de vida de todas las familias mexicanas. Suena bien, pero si analizamos las mecánicas promocionales que se implementan en dicho periodo se orientan más a endeudar que a mejorar nuestra calidad de vida.

Los consumidores estamos cada vez más informados y tenemos gran acceso a herramientas de ayuda. No es posible que a estas alturas existan aún almacenes que oferten sobre precios alzados y ofrezcan financiamiento con cargo al cliente final. Es increíble que suceda esto en tiempos de la libre información.

Los comerciantes participantes deberían efectuar acuerdos para compartir su información de ventas y comenzar a medir con seriedad y efectividad el impacto en el consumo. Sería excelente termómetro de la economía y sus perspectivas. Un consumidor endeudado por más de un año podría dejar de participar en el “Buen Fin 2018” y en los subsecuentes. Si se estimula el endeudamiento se elimina la iniciativa por sí mismo. Esto es lo Malo del “Buen Fin”. R/90

Related posts
nacionales

¿CÓMO LLEGÓ EL PAN DE DULCE A MÉXICO?

  Según datos de la Asociación Nacional de Proveedores Profesionales de la Industria del…
Leer más
nacionales

DISMINUYE EL CONSUMO DE FRIJOLES EN MÉXICO

  La ingesta de frijol bajó de 16 kilos al año por persona a sólo 9, entre 1980 y…
Leer más
nacionales

CFE ENLISTA ELECTRODOMÉSTICOS QUE SUBEN COSTO AL RECIBO DE LUZ

En todos los hogares mexicanos hay electrodomésticos que incrementan la demanda de energía…
Leer más