nacionales

LAS VIUDAS: SECTOR INVISIBLE Y VULNERABLE

Las viudas son un sector invisible que en México casi nadie ve. A la fecha, no existe un organismo federal ni ningún diputado o algo que se le parezca, que abogue o haga algo por ellas. No hay en ningún Estado del país, algún organismo que atienda exclusivamente los problemas de estas mujeres que viven en la precariedad económica, que en algunos casos llega a la mendicidad.
Algunos destellos de ayuda para ese sector se han registrado desde que existía la Secretaría de Desarrollo Social, (SEDESOL), institución a la que el presidente Andrés Manuel López Obrador le cambió el nombre por el de Secretaría del Bienestar, la mayor de las acciones que se realizaron en su estadía, fue el llamado “Seguro de Vida para Jefas de Familia”, que no alcanzó a resolver las necesidades económica de las que se quedaron sin marido, por diversas causas: muerte natural, (por enfermedades como diabetes, alta presión, cáncer, etc), por accidentes, homicidios, etc. A las viudas se les aportaban desde 330 hasta 2 mil 40 pesos mensualmente.
Según cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en México, 8 de cada 10 personas que enfrentan la viudez, son mujeres, pero lo que no se registra ningún censo oficial donde se mencione que el de las viudas es el sector más olvidado de todos los estratos sociales y este va en aumento, ahora por razones de la violencia.
Del año 2006 a la fecha, el índice de viudas aumentó considerablemente y en forma acelerada, como resultado de la incidencia proporcional que deriva del número de asesinatos generados por la llamada guerra contra el narco, donde al menos un 80% eran hombres que dejaron una viuda.
El sociólogo Edgar Morín, investigador de la Universidad Autónoma de México (UNAM), elaboró unas estadísticas donde se calcula que sólo en 10 años y 7 meses de guerra contra el narco, el número de viudas en el país creció a 140 mil: “A estas cifras se debe agregar a las esposas y concubinas de los presos, que también es una forma de viudez, las esposas de los encarcelados también se enfrentan a los mismos problemas que las viudas por fallecimiento de sus esposos, el desamparo social, la precariedad económica, falta de acceso a los servicios de salud y relevo en la jefatura del mando familiar. Esa otra forma de viudez, aunque temporal  (la de las esposas de los reclusos), dejaron en el desamparo a sus esposas, que de la noche a la mañana se quedaron sin sustento económico y no existe una instancia que vea por ellas.
SON MILES DE MEXICANAS DESVALIDAS…
“Hay que revisar a fondo el problema de las viudas, que no tienen apoyos económicos ni sociales acordes a su condición, el problema es más grave de lo que aparenta, pues dentro del rango de “viudas informales” entra otro sector que no es considerado en muchos sentidos, ya que hay otro sector, el de las parejas del mismo sexo y el que deriva de la poligamia, en cuyo caso las parejas desamparadas se ven en condiciones más adversas que las “viudas formales” para acceder a los derechos que les corresponden cuando sus parejas, mayoritariamente hombres, ya no están. No existe una cifra oficial sobre el número de mujeres concubinas, que en función de segunda pareja, tras la muerte, desaparición o encarcelamiento de sus hombres, hayan quedado desamparadas, en condición de viudas. Lla cifra podría llegar fácilmente a varias decenas de miles”, afirma el Doctor en Sociología.
En cuanto a las viudas de los presos detenidos por homicidio, ( dentro del marco de la guerra contra el narco), que hasta el año pasado eran 6 mil 266 internos, que dejaron en el desamparo económico y social a poco más de 4 mil 219 mujeres.
LAS VIUDAS QUE NO SON “VIUDAS OFICIALES”…
Otro sector que ha dejado “viudas”, sin que estas sean reconocidas como tal oficialmente por razones técnicas y legales, son las de los desaparecidos, de los que se sabe que 73% eran hombres, y de ellos, el 82% tenían alguna responsabilidad marital, ya sea en unión libre o matrimonio formal, en virtud de que de las 32 mil 146 personas que se reconocen como desaparecidas ante instancias del fuero local y federal, al menos 23 mil 794 eran hombres, de los que se sabe que al menos 17 mil 370 de ellos dejaron a una mujer en el desamparo social y económico, mujeres que hasta esta fecha no están recibiendo ninguna asistencia social de dependencia oficial alguna.
LA SEGREGACIÓN
Tanto las viudas como los viudos en México enfrentan vulnerabilidad económica y segregación hasta de su propia familia, tal vez porque se piensa que si se acercan a ellos, les van a pedir ayuda económica. Lo cierto es que los van apartando, como si ya no existieran.
Quienes enfrentan la viudez, aparte del dolor que significa perder definitivamente a su cónyuge, en especial las mujeres, quedan en completa indefensión económica y jurídica tras el fallecimiento de su pareja, además de ser ignorados con todo propósito por su propia familia y amigos.
Especialistas de la Universidad de Guadalajara, en el Día Internacional de las Viudas, que se conmemora el 23 de junio, coinciden en este dato.
HAY MÁS MUJERES EN VIUDEZ…
En todo México un 4.7% de su población vive en condición de viudez. De éstos, 77% son mujeres, de diversas edades, muchas de ellas no tienen aún los años de requisito para recibir una pensión de carácter federal, estatal o municipal, de ninguna, pues no tienen los 65 años, marcados como mínimo para recibir alguna ayuda económica.
La doctora Norma Alicia Ruvalcaba Romero, Jefa del Departamento de Clínicas de la Salud Mental, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), afirma que la Encuesta Intercensal del INEGI (del año 2015), indica que la mayoría de las viudas son de 67 años en promedio que 24% de ellas son analfabetas, sólo un 3% económicamente activas, lo que las coloca en condición de vulnerabilidad y pobreza; además de que 74% asumen el rol de jefas de familia y 27% tienen acceso a los beneficios de una pensión o jubilación.
LA SUSTITUCIÓN POR DEFUNCIÓN
Es de mencionar que hay otras viudas ahora desamparadas, que tenían con su ahora fallecido esposo un pequeño negocio familiar que está prácticamente en ruinas porque “por reglas de la transparencia” se exige que la nueva e-firma de facturaje tenga como mínimo un año facturando, situación IMPOSIBLE  a todas luces, pues no se sabía que el titular iba a fallecer, fue repentino, por lo tanto no había otra e-firma dada de alta en la Secretaría de Hacienda, situación que coloca también a esas familias en alta vulnerabilidad económica, cuando la lógica indica que cuando dicha situación es por defunción del titular original, se debería aplicar como excepción y solamente se debería realizar la sustitución en la papelería correspondiente, que facilite a la viuda y sus hijos, seguir trabajando legalmente.

Este sector de desamparados, tampoco cuenta con alguna institución que les apoye en la resolución justa e integral del caso, que podría permitirles seguir laborando para ganar el sustento familiar.

La doctora Columba Sánchez Martínez, investigadora del Departamento de Clínicas de la Salud Mental, afirma que las mujeres son las más afectadas, ya que al morir su pareja, quedan sin dinero y experimentan caos, porque el esposo era quien manejaba los aspectos económicos.
DIVERSAS OPINIONES DE EXPERTOS…
La académica realizó un estudio con 51 personas viudas, que reveló “las mujeres que tienen escasa formación académica, ante esta vulnerabilidad, se ven obligadas a trabajar de lo que sea, hasta de vender dulces en la calle, pues no cuentan con pensión por viudez. Las que trabajan y tienen estudios sufren hostigamiento por parte de los familiares del esposo, que las relegan de su círculo social y de parentesco, e incluso, algunas de ellas, son objeto de hostigamiento y acoso sexual por parte de amigos y conocidos. En cambio, los hombres que quedan viudos no sufren este estigma, pues son protegidos y acompañados por la familia política, además de que toman un nuevo papel en la familia, pues empiezan a conocer el mundo de los hijos, con quienes sólo se habían relacionado como proveedores”, recalcó Sánchez Martínez.
El investigador del Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá), maestro Erick Eduardo López Martínez, afirma que de acuerdo con el artículo 25 de la Declaración de los Derechos Humanos, toda persona tiene derecho al seguro de viudez, pero en México no existe un sistema económicamente viable para asegurar esta prestación, pues se otorga mediante diferentes sistemas jurídicos, según donde trabajen las personas: “Todo el que queda viudo tiene derecho a una pensión, pero el problema es cómo lo vamos a financiar. Es ahí donde el Estado se ve complicado, porque si bien es un derecho humano, le es muy difícil otorgar a todos una prestación cuando no existe la posibilidad económica para ello. En ese rubro las políticas públicas asistenciales han amortiguado para que sea un poco menos fuerte el impacto del gasto por viudez, aunque estamos muy lejos de dar la protección que se merecen”, aseguró el universitario.
LA SEDESOL TUVO LA INTENCIÓN, PERO…
De acuerdo con los datos de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), hasta inicios del actual sexenio, en el país existían más de 8 millones de hogares con mujeres como jefas de familia. De ellos, se estima que más del 51% corresponden a viudas formales y extraoficiales, de acuerdo a la categorización del doctor Edgar Morín, a la mayoría de las cuales la falta de programas institucionales de apoyo directo a su condición las mantiene en aguda pobreza. Entre las causas que oficialmente reconocía la SEDESOL, estaban la migración, la separación, el divorcio y la viudez por fallecimientos naturales, pero a esto, el doctor Edgar Morín agrega la escalada de violencia en el país, y otras causas que han dejado viudas extraoficiales, como las acontecidas por las desapariciones forzadas y los encarcelamientos, eventos por los que la SEDESOL pretendió en su momento afrontar ese problema de pobreza con el programa “Seguro de Vida para Jefas de Familia”, que tuvo en 2017, un raquítico presupuesto de 13 millones 401 mil 468 pesos, que si se hubiera distribuido equitativamente entre el total de jefas de familia que reconoció en ese entonces la propia institución, les tocaría a cada una de ellas, tan sólo $1.67 de apoyo.
HABLANDO DE VIUDOS…
Porcentualmente es mínima la cantidad de hombres en viudez, pero también se enfrentan al abandono institucional. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha intervenido para reclamar el respeto a su derecho a una pensión económica, la mayoría de las veces negada por el IMSS u otras instituciones.
El caso más reciente se observa dentro de la recomendación 28/2017 emitida por la CNDH apenas el pasado 25 de julio, donde se le recomendó al Director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mikel Andoni Arriola Peñalosa, entregar pensiones por viudez, negadas por condiciones de sexo, económicas y de salud a 7 hombres que quedaron desamparados, al morir su pareja.
A uno de los viudos, que presentó la queja CNDH/6/2016/6421/Q en el Estado de Jalisco, el IMSS le condicionó la pensión a cambio de presentar un certificado de invalidez, el que a pesar de ser presentado, no le fue aceptada su solicitud, por lo que tuvo que recurrir ante la instancia procuradora de los Derechos Humanos.
Hasta el momento, no hay respuesta para las necesidades económicas de las viudas mexicanas que enfrentan difícil y sombrío panorama. R/90
Martes 11 de Enero, 2022.
Mary Tovar. R/90
Related posts
nacionales

TRABAJADORES DEL SAT ACUDIRÁN A "LA MAÑANERA"

-Contactarán a los youtubers que entran a las Conferencias del Presidente AMLO para plantear la…
Leer más
nacionales

POR COVID, IMSS OTORGA 7 DÍAS DE INCAPACIDAD

Zoé Robledo Aburto, Director General del Seguro Social, al respecto detalló que la incapacidad por…
Leer más
nacionales

CRECE DEMANDA DE INCAPACIDADES EN EL IMSS POR ÓMICRON

La ola de contagios arrasó a los asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social y provocó…
Leer más
Newsletter
Become a Trendsetter
Sign up for Davenport’s Daily Digest and get the best of Davenport, tailored for you.