VENDER MÁSCARAS DE LUCHA LIBRE, SU HOBBY

55
0
Compartir

 

 

Lunes 18 de Mayo 2020. 2:07 p. m. (Mary Tovar).- Se llama Jesús Navarro. Vive en Ciudad Obregón Sonora donde nació. Tiene 66 años de edad. Es Contador Público, ama la lucha libre y en su tiempo disponible, desde 1991 que Octagón fue a Hermosillo, él vende máscaras de lucha libre.

Dice que desde pequeño acompañaba a su papá, de nombre Ernesto, (quien era promotor y hacía hasta 7 peleas de box por semana en Guasave, Guaymas, Caborca y Nogales Sonora) a las funciones del deporte de la magia, la técnica y la espectacularidad y sonaba la campana que marcaba el inicio de las emociones para su alma de niño.

Platica que cuando tenía 12 años, su papá lo llevaba a la Arena Coliseo para que conociera a los luchadores de los años 60’s y ahí acudían “El Santo”, “Rayo de Jalisco”, “Blue Demon”, “Ciclón Veloz” jr., hacía mandados a los luchadores, quienes lo enviaban a telégrafos, a la tintorería, o al mercado y tuvo forma de conocerlos sin máscara: “Un día en el CUM, (Centro de Usos Múltiples), estaba lleno hasta el último nivel. Llegué con 20 máscaras y no me permitieron venderlas adentro, porque yo era competencia, pero ya afuera las vendí todas. De 1991 a 1998, cuando había luchas, me ponía afuera del CUM, en el Gimnasio del Estado, en la Plaza Zaragoza, o lugares públicos muy concurridos. Después del 98 bajaron mucho las ventas de máscaras, empecé a vender otras cosas y luego dejé de vender. Siempre mi objetivo principal ha sido reconocer y realzar el nombre de las estrellas luchísticas mexicanas, como es El Santo, que tiene el titulo del mejor luchador de todos los tiempos. Cuando don Salvador Lutteroth González fundó la empresa mundial de lucha libre en septiembre de 1933, la posicionó en el segundo lugar de los deportes más sobresalientes del país”.

Don Jesús agrega: “Las primeras “Arena Coliseo” de México, se abrieron en la Ciudad de México, Acapulco, Puebla y Ciudad Obregón. Desgraciadamente no había televisión, porque si vi unas luchas que me hubiera gustado grabar, eran impresionantes. Recuerdo una lucha de los hermanos Espanto. Eran 3 contra los Rayos de Jalisco, que eran 2, eran unas llaves y un espectáculo, que jamás en mi vida se me van a olvidar, aquí las traigo en mi memoria. Mi favorito era el Rayo de Jalisco”.

Casi para concluir, expresa: “Todos los fines de semana en punto de la una de la tarde, me coloco en mi punto de venta con mis máscaras en la plaza Zaragoza. Asisto a los eventos públicos que se hacen en la ciudad para transmitir la cultura de la lucha libre, a través de las máscaras. Me traigo alrededor de 60 máscaras, un 98% son de luchadores mexicanos y 3% de americanos. Tengo también de personajes como el Hombre Araña, Nacho Libre y el Escorpión Dorado. La lucha libre es algo nacional, lo mejor del mundo, en el centro y sur de la República Mexicana es una religión, se apasiona la gente, desde los niños hasta los viejitos. Es como el fútbol, hay mucha gente que se desborda por la lucha libre, hay luchadores que son íconos. En fin, es otro mundo. Más que nada, lo que más me gusta de mi trabajo, es porque yo en ese ambiente crecí, no tengo competencia, trabajo a mis tiempos, conozco mucha gente y aparte me da la satisfacción de que la gente me dice que las máscaras están bien bonitas”.

Ante la contingencia sanitaria por covid19, don Jesús está ahora en boulevard solidaridad, entre Colosio y Navarrete a un costado del banco HSBC.

Las máscaras que más se venden, son las de el Santo, Blue Demon, La parka, Psicho Clown y el Hombre Araña. Los precios van de los $100 a los 200 pesos. R/90

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here