BANQUEROS NO CUMPLIERON PROMESAS

66
0
Compartir

Domingo 13 de Septiembre, 2020. 10:06 p.m. nacionales. (Mary Tovar). Pocos son los mexicanos que utilizan tarjeta de crédito en el país, pero a la fecha, el nivel de endeudamiento es alto.

Cuando inició la pandemia por COVID-19, muchas instituciones bancarias realizaron diversas ofertas de “ampliación de tiempo” para cubrir los pagos mínimos o abonos a la cuenta, según ellos a manera de “apoyo” para sus clientes. Hasta lo publicaron en algunos medios y redes sociales, pero contrario a sus ofrecimientos, durante la emergencia sanitaria han seguido con sus exigencias de pago, puntualmente y mes tras mes.

UN DOLOR DE CABEZA MÁS

Con dicha actitud de parte de las instituciones bancarias, llegaron las complicaciones financieras para miles de mexicanos que sin ingresos y sin trabajo, han de pagar renta o mensualidad de la casa que habitan con sus familias, los recibos de luz, agua, gas y otros, además de la manutención de sus hijos y esposas.

“Max Capital Mex”, realizó un estudio que reveló: “Pese a que son pocos los mexicanos con tarjeta de crédito, el nivel de endeudamiento es alto. 47% de la población tiene estrés financiero debido a que no puede pagar sus deudas”.

Y es que la banca no perdona. Los exigentes cobros están a la orden del día, sin tomar en cuenta la situación que atraviesa el país.

El Panorama Anual de Inclusión Financiera 2019,
de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), reporta: “En el país, sólo 3.4 de cada 10 adultos tiene una tarjeta de crédito, de ellos, 14.92% están en morosidad respecto a sus pagos. Dicha cifra es mucho menor al promedio de otras naciones de América Latina como Chile (9 de cada 10), Colombia (3.9 de cada 10), Brasil (5 de cada 10) y Perú (3.5 de cada 10).

LA FALTA DE INGRESOS

En condiciones normales, con equilibrada balanza de trabajo continuo y recepción de ingresos segura de forma semanal, quincenal o mensual, los mexicanos destinan una cantidad importante de sus percepciones económicas para pagar sus deudas. Actualmente, una buena parte de ellos no pueden hacerlo, porque han sido rebasados por los compromisos primordiales, con un resultado catastrófico, que no necesariamente refleja que no quieran pagar, sino porque en el país hay un grave problema de administración de finanzas personales por falta de dineros.

LA QUIMERA DEL “DINERO EXTRA”…

Sebastián Medrano Gallo, Director de la plataforma mexicana de servicios financieros Coru.com., en cuanto a las tarjetas de crédito, aclara, “No es una extensión de dinero, sino que se trata de un recurso financiero para acceder a mejores préstamos, hacer historial crediticio y banca en línea, entre otros beneficios, el problema radica en que en México se suele ver como ‘dinero extra’ y no es así”.

“DEBO NO NIEGO, PAGO NO TENGO”…

Según Coru.com, esto pasaría si no pagas tu tarjeta de crédito: “Existen muchos mitos y desinformación en torno a qué sucede si dejas de pagar tu tarjeta de crédito; muchos de ellos son exageraciones. Lo cierto es que lo más recomendable siempre es saldar las deudas, pero en situaciones complejas en que no puedas pagar esto pasará: El banco te buscará insistentemente. Si dejas de pagar tu tarjeta, eventualmente recibirás llamadas de asesores financieros preguntando el motivo del impago y solicitándolo a la brevedad. Lo mejor es que atiendas la llamada y expliques el motivo por el cual no puedes pagar. Es probable que el asesor te exponga algunas opciones como renegociar la deuda o te pueda ayudar a solicitar una prórroga a efecto de que te comprometas a depositar alguna cantidad”, recomienda Medrano, quien agrega:

LOS DESPACHOS DE COBRANZA; ACOSO Y AMENAZAS…

“Al cabo de 120 días de no pagar, el banco puede vender tu deuda a un despacho de cobranza, por ello es recomendable negociar con el banco para que tu deuda no llegue a éstos. El problema con los despachos de cobranza es que, por lo regular, utilizan métodos poco éticos para obtener el pago. Se caracterizan por llamar insistentemente, a deshoras e incluso pueden llegar a amenazar con embargos”, afirma Medrano Gallo.

LO PROHIBIDO…
Cabe destacar que el hostigamiento o amenaza para con los deudores está prohibido desde el año 2014 a partir de la Reforma Financiera.

El Artículo 284 Bis del Código Penal Federal, señala: “Se entiende por cobranza extrajudicial ilegal el uso de la violencia o la intimidación ilícitos, ya sea personalmente o a través de cualquier medio, para requerir el pago de una deuda derivada de actividades reguladas en leyes federales, incluyendo créditos o financiamientos que hayan sido otorgados originalmente por personas dedicadas habitual y profesionalmente a esta actividad, con independencia del tenedor de los derechos de cobro al momento de llevar a cabo la cobranza (…)”. R/90

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here